domingo, 8 de diciembre de 2013

Usos medicinales de la belladona

La belladona (Atropa belladonna) es una flor venenosa originaria de Europa, Asia y África oriental. Esta planta es una especie nitrofílica (depende de suelos ricos en nitrógeno para crecer) y preferiblemente en suelos calizos.

Esta planta perenne rizomatosa,  alcanza frecuentemente hasta 1.30 m de altura, posee un tallo ramificado, carnoso, provisto con cuatro ramas decumbentes y pubescentes, además de un olor bastante desagradable. Las hojas grandes, pecioladas, ovales, de margen entero están dispuestas de forma alterna en la parte superior, son de color verde oscuro y están cubiertas de una fina vellosidad. Las flores poseen una corola campanulada, son pedunculadas, axilares, solitarias de color purpureo sucio y crecen entre mayo y agosto, mientras que su fruto es una baya con dos cavidades en las cuales se hallan varias semillas reniformes envueltas en una pulpa dulce, oscura y bastante venenosa. Su pariente más cercano es la mandrágora
Los usos de la belladona se remontan desde el antiguo Egipto, que era usado como afrodisíaco. En la Roma clásica la belladona fue utilizada por las damas romanas para blanquear su piel y provocar la dilatación de sus pupilas para ser atractiva según los estándares romanos (origen probable del nombre de esta planta) No obstante durante la edad media su uso fue asociado a la brujería y alquimia. No obstante actualmente tienen ciertos usos medicinales, pero hay que tener en cuenta que esta planta es muy venenosa por lo que las dosis para curar han de ser extremadamente limitadas. Algunas de las propiedades de esta planta son:
Efecto sedante, por lo que viene bien para quienes sufren ciertas enfermedades nerviosas tales como migrañas, neuralgias o epilepsias.
Disminuye la secreción de mucosas por lo que es buena para tratar enfermedades respiratorias, digestivas y urinarias.
Esta planta por sus propiedades sedantes,  ayudan a calmar enfermedades gástricas tales como gastritis, hiperacidez estomacal o problemas ulcerosos, reducen las náuseas y el vómito por su actividad como antiemético. A causa de sus propiedades como antiespasmolítico es aconsejado en casos de afecciones estomacales como los cólicos biliares, nefríticos o los espasmos anales y vesicales.
Su acción antiexpectorante disminuye la secreción de las mucosas bronquiales, lo cual es recomendado en casos de tosferina y la tos espasmódica, mientras que por la dilatación bronquial es utilizada en tratamientos contra el asma.
El mayor defecto de esta planta es su cantidad de veneno que hace que sea obligatorio que las dosis de la belladona tengan que ser reducidas, porque de lo contrario más que curar puede envenenar a quien sufra una enfermedad.
Ayer hable sobre la cobra real y su veneno y puse ejemplos de otros venenos que son y/o eran usados por el ser humano, por lo que decidí profundizar con venenos naturales utilizados como medicina
El enlace de las cobras reales está aqui.