viernes, 6 de diciembre de 2013

Descubierto el mecanismo por el cual los mosquitos detectan a sus huespedes

Los mosquitos son uno de los exoparásitos(parásitos que no viven en el interior del huesped) más molestos que conoce. Además de ser portadores de unas enfermedades realmente peligrosas o incluso mortales, tales como la malaria o la fiebre del Nilo. No obstante una investigación publicada en la revista “Cell”, ha revelado las neuronas responsables de la atracción de un mosquito por el olor de la piel humana. Los hallazgos podrían conducir a una nueva generación de repelentes para el control eficaz de los mosquitos en todo el mundo.

Los mosquitos se sienten atraídos por el olor de nuestra piel, así como por las columnas de dióxido de carbono que exhalamos. En estudios anteriores, los científicos encontraron que estos insectos tienen células olfativas llamadas neuronas CPA, que son responsables de la detección de dióxido de carbono. Pero hasta ahora, la identidad de las neuronas necesarias para la atracción del olor de la piel aún seguían siendo un misterio.
En este estudio, se descubrió que las neuronas CPA sensibles al dióxido de carbono también son sensibles detectores de olores de la piel humana. Este conocimiento simplifica el reto de bloquear el sistema de detección de los mosquitos, ya que solo hay una clase de neuronas para eliminar los dos focos de atracción. A la luz de esta investigación, el desarrollo de fármacos para inhibir los receptores también podría ser mucho más simple, ya que la molécula de la superficie celular que detecta el CO2 es una estructura relativamente estable, mientras que las moléculas de olor pueden tomar una variedad casi infinita de estructuras moleculares. La atracción de los mosquitos al olor de los pies humanos (una de sus irresistibles tentaciones junto a la ropa aún caliente o la ropa de cama) disminuyó fuertemente cuando los insectos fueron expuestos a un compuesto que inhibe la actividad de estas neuronas apuntando al receptor de CO2 .
Después de que los investigadores examinaron cerca de medio millón compuestos e identificaron varios que inhiben y activan las neuronas clave. Estos compuestos podrían utilizarse de manera complementaria en repelentes seguros y respetuosos con el medio ambiente que eviten que los mosquitos detecten a los seres humanos e incluyan la sangre del ser humano en su menú.