viernes, 20 de diciembre de 2013

Descubierta una momia de edmontosaurio que mostraba cresta carnosa

Los paleontólogos creían conocer bastante bien a estos herbívoros, pero un reciente descubrimiento revela que el mundo de los dinosaurios tiene aún secretos por revelar. Recientemente la revista "Current Biology" ha revelado que se ha descubierto un cuerpo momificado de un edmontosaurio, el cual  tenía una cresta carnosa, de manera parecida a los gallos actuales.
Hasta ahora, no había ninguna evidencia de estos tejidos blandos entre los dinosaurios. Estos hallazgos alteran radicalmente nuestra percepción de la apariencia y comportamiento de este grupo. Además abre la puerta de que otros dinosaurios poseyeran este tipo de tejidos.
El ejemplar de dinosaurio en cuestión fue encontrado en yacimientos al oeste de la ciudad de Grande Prairie en Alberta, Canadá. Pronto, los investigadores se dieron cuenta de que tenía algo especial, ya que aparecieron impresiones de la piel en partes del cuerpo momificado. Cuando pusieron el cincel en la parte superior de la cresta se dieron cuenta de que tenían un fósil increíble, el cual altera lo que se creía de los dinosaurios.
La razón por la que se tardó tanto en descubrir esta característica física del edmontosaurio es porque al morir por lo general las partes blandas de un animal se descomponen quedando solo el hueso por lo que casi nunca queda constancia de restos fósiles Además es posible que hubiera dinosaurios de distintas especies que fueran catalogados de una misma especie. Poniendo un ejemplo actual: los huesos de un topo de nariz estrellada casi no se diferencian a los de un topo terrestre común o las de un desman (un tipo de topo acuático con una protuberancia en la nariz que le ayuda a detectar la carne). Además se le tiene que añadir a los pocos fósiles que conserven piel y carne del animal que muy posiblemente las rocas se transformen o erosionen incluyendo los propios restos del animal, por lo que la evidencia del animal con carne y piel queda destruida.
Por ahora los investigadores no conocen el uso de dicha cresta carnosa. No obstante me permitiré formular la teoría de que, en caso del edmontosaurio, este apéndice carnoso tenía la misma función que la de el apéndice carnoso de los gallos. Es decir, un elemento para impresionar a las hembras de edmontosaurio y que si bien las hembras poseían este apéndice estaba menos remarcado. No obstante no sería de extrañar que al igual que elefantes, topos, patos u otros animales hubiera dinosaurios que utilizaran estos apéndices como sensores para detectar a sus presas como los topos o como herramientas para manipular su alimento, parecido a las trompas de los elefantes
Hay científicos que opinan que posiblemente el tiranosaurio o el triceratops poseyeran este tipo de protuberancias. No obstante yo pienso personalmente que los animales con apéndices para empezar eran los animales de los pantanos como el ouranosaurus o los spinosaurios, los cuales tengo a partir de esta noticia que poseían extremidades palmeadas parecidas a sus parientes vivos los crocodrilianos