sábado, 28 de diciembre de 2013

Sabotear la comunicación entre protozoos, una forma de eliminar la propagación de la enfermedad del sueño

La enfermedad del sueño es una enfermedad mortal que primero ataca a la sangre, continua con el sistema nervioso y termina matando al paciente. Hay 2 tipos de enfermedad del sueño en áfrica, las 2 son letales por ahora. No obstante  un reciente hallazgo puede rectificar esta situación.
La Enfermedad del Sueño (llamada así porque altera los patrones del sueño) es transmitida por la picadura de la mosca tse-tsé. Más de 69 millones de personas en África se encuentran en riesgo de infección. De no ser tratada, la enfermedad puede ocasionar daños en el sistema nervioso, lo que puede llevar al coma, a la incapacidad de diversos órganos para realizar sus funciones, y finalmente, la muerte.
Unos científicos han obtenido nuevos y reveladores datos sobre cómo los parásitos que causan la enfermedad son capaces de comunicarse entre ellos, y los puntos débiles que los investigadores han encontrado en ese sistema de comunicación podrían ser explotados para ayudar a limitar la propagación de la infección.
Lo descubierto sugiere que se podría diseñar fármacos para interrumpir el flujo de mensajes entre esos microorganismos infecciosos.
Los autores del nuevo estudio han conseguido dilucidar los componentes clave del sistema de mensajería de los parásitos.
El equipo de la Universidad de Edimburgo en Escocia, Reino Unido, en colaboración con la universidad de Dundee también en Reino Unido se valió de la técnica conocida como silenciamiento de genes para identificar a los genes que intervienen en pasos clave del intercambio de mensajes, y a los mecanismos involucrados.
Cualquier país desarrollado para crecer económicamente necesita invertir más en ciencia, investigación y tecnología. Cosa que otros paises ignoran y que provoque en ellos un retraso severo en todos los niveles. Además este descubrimiento puede ayudar a salvar millones de vidas. De hecho se calcula que aproximadamente 6 millones de personas en África están expuestas a esta enfermedad, 6 millones de personas cuyas vidas mejorarían notablemente al poder tener una cura para esa enfermedad o incluso ser una clave para curar enfermedades causadas por parásitos de la misma familia como el mal de chagas