viernes, 13 de diciembre de 2013

Sacan a la luz un químico que utiliza una bacteria patógena para poder iniciar una infección

Anualmente las enfermedades gastrointestinales causan grabes problemas e incluso la muerte de millones de personas. No obstante los médicos han revelado el mecanismo que hace que la bacteria Yersinia pseudotuberculosis sea potencialmente tan letal. Este ser parásito acondiciona el organismo para la infección mediante un compuesto químico llamado CNF, el cual la bacteria inyecta en las células del huespez para provocar la inflamación de las células gástricas y facilitar la infección.
La Yersinia pseudotuberculosis se transmite a través de alimentos contaminados y puede generar enfermedades gastrointestinales. Sin embargo, no todas las cepas producen CNF, por lo que a los científicos les costó encontrar relación causa-efecto sobre esta sustancia
Para descubrir esta relación el equipo de científicos modificó genéticamente una cepa de Yersinia pseudotuberculosis que suele producir CNF de manera que no produjera dicho compuesto. El resultado fue que la bacteria alterada genéticamente ya no fue capaz de escapar a la acción del sistema inmunitario del organismo receptor y no logró producir la enfermedad.
A partir de este estudio se podrían sintetizar químicos que contrarresten el veneno CNF para que sea el propio sistema inmunitario el que destruya estos patógenos. Además ha sacado a la luz que esta y muy posiblemente otras bacterias patógenas recurren a este mecanismo, por lo que se puede hacer una vez descubierto el “acondicionador” lo propio con otras especies bacterianas patógenas.