domingo, 8 de diciembre de 2013

Científicos de la universidad de Santiago de Compostela crean un medidor de contaminación basado en el musgo

El musgo será un aliado para conocer la calidad del aire que respiramos. Un proyecto biotecnológico dirigido por la Universidad de Santiago de Compostela ha desarrollado una herramienta que, basándose en la capacidad bioacumuladora de esta planta, permitirá medir la contaminación atmosférica.
Este dispositivo innovador, pionero en el mundo, permitirá medir la contaminación atmosférica de microcontaminantes.

Según la información facilitada por sus impulsores, no será a través de una planta totalmente natural, sino que para desarrollar el método se utiliza un clon de musgo desvitalizado como sensor de la contaminación pasiva.
La salida al mercado de este nuevo dispositivo de medida permitirá la obtención de una ecoherramienta ambiental armonizada para establecer criterios comunes de evaluación de la calidad del aire ambiente según las Directivas Europeas actuales y futuras.
Además de estar estandarizado a nivel europeo, el dispositivo será de bajo coste, pues permite detectar distintos tipos de contaminación a través de una única planta. El dispositivo es también eco-friendly, pues uno de los objetivos del proyecto es obtener un cultivo intensivo de musgo en el laboratorio para tener un material vegetal de partida caracterizado y homogéneo, disminuyendo el impacto ecológico que supone su recogida en campo.
Hace un tiempo publiqué un artículo acerca de los musgos como centinelas de la naturaleza. Este medidor de contaminación básicamente  funciona gracias a que el musgo es un vegetal que por lo general no soporta vivir en ambientes contaminados.
El enlace del anterior artículo aquí.