lunes, 17 de febrero de 2014

Termitas, origen de un nuevo tipo de robots

Que los animales son la fuente de inspiración para construir robot no es un misterio. A esta colección de seres vivos que han servido de inspiración a la ingeniería para construir artefactos son las termitas. Esta inspiración se basa en que estos animales son perfectamente capaces de hacer macroconstrucciones y de despejar caminos de una forma realmente competente. En equivalencia podría decirse que son mas competentes que los propios humanos.
Investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, crearon pequeños robots que se comportan siguiendo el principio básico de estos insectos: construir elevadas y complejas estructuras sin seguir muchas reglas ni tener un plan detallado (como las termitas, estos robots han de trabajar en grupo, pero ¿no lo tienen que hacer los seres humanos para hacer sus construcciones?).
Como las termitas, estas máquinas captan el entorno inmediato y señales limitadas de los otros ejemplares para crear estructuras mayores, según detalla el trabajo publicado en la revista Science.
Los investigadores de Harvard afirmaron que, en determinadas situaciones, esta forma descentralizada de programación puede tener una gran ventaja sobre otros sistemas más sofisticados.
Las aplicaciones para estos robots no se limitan en la construcción, sino que también podrían ser usados para la limpieza de las zonas donde ha ocurrido algún tipo de desastre donde no es seguro para el ser humano acceder a esas zonas.
Al ser robots más simples si uno o mas es destruido los demás pueden continuar con las tareas asignadas, mientras si es un robot complejo y es destruido, todo el esfuerzo invertido en la tarea se puede perder, amén de los recursos y tiempo que se invirtiera en su construcción.
El reto de los investigadores consistía en definir un bajo número de órdenes que puedan seguir las máquinas para lograr resultados predecibles.
Para lograrlo siguieron un concepto tomado del mundo de los insectos: el algoritmo de las hormigas y termitas.
Se trata de obtener un comportamiento coordinado en un determinado ambiente.
Los robots, además, pueden sentir la presencia de bloques, otros robots cercanos y el espacio rectangular, moviéndose a través de él.
Tal vez el concepto más importante implementado en estas máquinas es que solo perciben algo cuando está muy cerca. O sea, no tienen conocimiento de cómo están quedando las cosas o sobre las acciones de los otros robots.
En esta imagen se pueden ver a los robots trabajando. Como dije, se ha demostrado que estos pequeños robots "termita" son capaces de escalar superficies.