sábado, 8 de febrero de 2014

La deficiencia de Zosteras origen de los círculos oscuros del Báltico

Desde que las primeras imágenes de una serie de misteriosos círculos submarinos en el Báltico, frente a las costas de Dinamarca, vieran la luz en el año 2008, se han aventurado toda clase de explicaciones para aclarar su origen. Ahora, un equipo de investigadores de las universidades Meridional de Dinamarca y de Copenhagen han encontrado, por fin, una explicación científica a tan extraño fenómeno.
Las primeras imágenes de los círculos aparecieron en 2008. Fueron tomadas por un turista y en ellas aparecen una serie de extrañas formaciones circulares justo frente a los famosos acantilados blancos de la isla Møn, en Dinamarca. En 2011, los círculos fueron a investigar, y esta vez su número era tan alto que el fenómeno empezó a ocupar espacio en los medios de comunicación.
Varios biólogos que investigaron entonces los círculos pudieron comprobar que sus perímetros estaban formados por zosteras, unas plantas acuáticas que se suelen encontrar en aguas superficiales, en los estuarios de los ríos, con tallos muy cortos y largas hojas verdes de hasta un metro de longitud y apenas un par de centímetros de ancho. Lo que no pudieron explicar es el motivo por el que, precisamente allí, las zosteras crecían en círculo en lugar de en praderas contínuas, como suelen hacer.
Los círculos submarinos del Báltico pueden tener hasta 15 metros de diámetro y sus bordes están hechos de zosteras de un verde exuberante. Dentro de los círculos no hay plantas, o su presencia es puramente testimonial.
Estudiando el barro acumulado en las hojas de las plantas, se ha podido comprobar que es tóxicopara las Zosteras. Se trata de sulfuro, una sustancia que se acumula en el lecho marino alrededor de la isla de Møn, que es muy calcáreo y deficiente en hierro.
La mayor parte de este barro es arrastrado por las corrientes y no permanece en el lecho marino, pero de la misma forma en que los árboles atrapan el polvo entre sus hojas, las zosteras atrapan el barro, produciéndose una gran concentración de este fango tóxico entre las mismas plantas.
 La sustancia retenida por las zosteras es lo suficientemente tóxica para debilitar a las plantas más viejas o a las recién nacidas, pero no lo bastante como para hacer daño a las plantas adultas y plenamente desarrolladas. Y dado que las zosteras se extienden de forma radial, de dentro hacia fuera, resulta que los ejemplares más viejos y débiles están, precisamente, en el centro de los círculos de crecimiento.
las poblaciones de zosteras crecen de forma vegetativa por medio de estolones, o brotes laterales, que se extienden radialmente en todas direcciones, por lo que cada planta crea un patrón de crecimiento circular. Cuando el sulfuro empieza a actuar, afecta primero a las plantas más viejas (e interiores) de la población. El resultado es una forma circular excepcional, en la que solo las plantas de los bordes sobreviven.
A pesar de lo curioso de este fenómeno, esto es una grave señal de alerta contra la contaminación, en este caso de sulfuro, dado que no solo las zosteras sufren ese problema y muchas mas plantas sufren también problemas de contaminación y con ellas muchas especies que dependen de las zosteras morirán porque no tendrían lugares donde esconderse carecerían de alimento, incluso especies de interés comercial.