martes, 11 de febrero de 2014

Los cocodrilos pueden trepar a los árboles

Cuando la mayoría de la gente se imagina cocodrilos y caimanes, los ve contoneándose en el suelo o vadeando en el agua, no subiendo a los árboles (aunque también piensan en ellos como brutos torpes y descerebrados, cosa que está bastante alejada de la realidad). Sin embargo, la Universidad de Tennessee en Knoxville ha reportado que estos reptiles pueden trepar a los árboles, incluso hasta las copas.
La investigación ha sido publicada en la revista Herpetology.
Los científico comprobaron especies de cocodrilos en Australia, África y Norteamérica y examinaron los estudios previos y observaciones anecdóticas. Encontraron que cuatro especies subían a los árboles( por lo general por encima del agua) pero hasta dónde se aventuraban hacia arriba y hacia afuera variaba según sus tamaños. Los cocodrilos más pequeños pudieron subir más alto y más lejos que los de mayor tamaño. Se observaron algunas especies con capacidad de escalada de cuatro metros de altura en un tronco de árbol y cinco metros por una rama.
Esto demuestra que los cocodrilos tienen más capacidades de agilidad d las que se tenía pensadas para unos animales que principalmente viven entre tierra y agua.
Los cocodrilos vistos trepando a los árboles, ya sea de noche o durante el día, temían ser descubiertos, y saltaban o caían al agua cuando un observador se acercaba a unos 10 metros de distancia. Esta respuesta llevó a los investigadores a creer que escalar a los árboles y tomar el sol son conductas motivadas por dos condiciones: la termorregulación y la vigilancia del hábitat.
Los datos sugieren que al menos algunas especies de cocodrilos son capaces de trepar a los árboles a pesar de que carecen de las adaptaciones morfológicas obvias para hacerlo. Esta capacidad obedece a 2 razones: Por un lado el hecho de que así pueden aprovechar el sol aun cuando en tierra rasa no pueden  por falta de espacio
Por otro lado los cocodrilos, a pesar de que en la actualidad sean unos de los mayores depredadores que pisan tierra firme, siguen teniendo un gran sentido de alerta de forma que si algún otro animal se acerca, el puede observarlo y emprender acciones para huir de el o cazarlo (Yo tengo la teoría de otra de sus funcionalidades para elegir trepar es que así  pueden alcanzan la materia vegetal dado que recientemente se descubrió que esta forma parte importante de su alimentación).
En el mismo estudio se comprobó la capacidad de los cocodrilos de usar herramientas como cebos o distraer a sus presas para que no les presten atención.
Hay que recordar que del mundo de los reptiles los cocodrilos son unos de los más antiguos y son de los reptiles con el cerebro más parecido al del ser humano. Es decir, no solo dominaron y dominan los ríos y costas donde viven por puro músculo, sino que también son capaces de adaptarse a entornos hostiles. Hay que recordar que en el desierto del Sahara hay cocodrilos a cientos de kilómetros de la fuente de agua más cercana.