jueves, 23 de enero de 2014

Las bacterias del género Halomonas aparte de consumir metal de naufragios viven en yacimientos profundos de arenisca

Las bacterias del género Halomonas son conocidas, entre otras cosas, porque algunas de ellas están "devorando" las partes metálicas del Titanic.
Ahora, una nueva investigación revela que este tipo de bacterias abunda en formaciones de arenisca a gran profundidad en el subsuelo.
Las bacterias del género Halomonas son microorganismos muy resistentes. Pueden soportar un calor notable, una alta salinidad, niveles bajos de oxígeno, la oscuridad total y presiones que matarían a la mayoría de los otros organismos. Estas características permiten que estos microbios puedan habitar en las formaciones de arenisca profundas, tal como se ha comprobado en una investigación realizada por el equipo de científicos de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Estados Unidos.
Cada vez está más claro que los microbios subterráneos son al menos tan diversos como los que pueblan la superficie, y que esa diversidad ha permanecido mucho tiempo sin ser estudiada. Es muy poco lo que se sabe de esta vasta reserva subterránea de biodiversidad, a pesar de que nuestra civilización accede con bastante asiduidad al subsuelo para extraer de él recursos naturales.
En un intento para llenar este vacío en el conocimiento científico, se recogieron muestras microbianas de un yacimiento de arenisca situado a 1,8 kilómetros (1,1 millas) por debajo de la superficie.
El equipo utilizó una sonda especial desarrollada por la compañía de servicios de prospección petrolera Schlumberger. Esta sonda reduce o elimina la contaminación del lodo y de los microbios circundantes a profundidades intermedias. Los investigadores tomaron muestras de depósitos de arenisca de la Cuenca de Illinois, una gran cuenca subterránea, subyacente bajo Illinois y bajo algunas partes de Indiana, Kentucky y Tennessee. Dicha cuenca es una rica fuente de carbón y petróleo.
Un estudio genómico y análisis de los microbios recogidos por el equipo revelaron la existencia en el punto de extracción de una comunidad microbiana de baja diversidad, dominada por bacterias parecidas a las de la especie Halomonas sulfidaeris, que han desarrollado varias estrategias para soportar la alta presión, el calor notable, la oscuridad y la escasez de nutrientes de su singular hábitat.
Un análisis del metabolismo de los microbios ha revelado que estas bacterias son capaces de utilizar el hierro y el nitrógeno de su entorno y reciclar nutrientes escasos, para satisfacer sus necesidades metabólicas. Otro miembro del mismo grupo, la Halomonas titanicae. llamada así porque está consumiendo el hierro del Titanic.