miércoles, 29 de enero de 2014

Descubierto cuando los roedores llegaron a Centroamérica

Como algunos sabréis, América del norte y América del sur estaban separadas hasta hace unos pocos millones de años, por lo que la fauna que se dio en Norteamérica evolucionó de forma diferente que la que vivió en Sudamérica. Así en Sudamérica Un ejemplo es que en Sudamérica en cuanto a mamíferos abundaban marsupiales, monothemas, aves del terror y perezosos, mientras que en Norteamérica abundaban mamíferos placentarios cuyos grupos en su mayoría sobreviven en la actualidad. Todo esto cambió cuando Norteamérica y Sudamérica se unieron con un puente primero de islas y luego de tierra llamado Centroamérica el el cual los animales de las dos américas se mezclaron provocando una serie de extinciones por el principio de exclusión competitiva, en el cual se dice que 2 animales no pueden ocupar exactamente el mismo nicho ecológico en el mismo lugar.
Ahora bien, en la actualidad, se puede identificar a partir de unos dientes el tipo de animal que es. A partir de eso se ha identificado un diente fosilizado que perteneció a un roedor caviomorfo de 27 millones de años de antigüedad.
Este descubrimiento, que podría no sonar muy impresionante, ha logrado clarificar cómo y cuándo roedores de América del norte llegaron hasta el Caribe por primera vez.
Los científicos ya saben que hace 30 millones de años una variedad de mamíferos comenzaron a habitar las islas del Caribe, muchos de ellos provenientes de América del Sur. Lo que no se sabe con certeza es cómo se logró esa migración.
Una de las teorías sugiere que los mamíferos flotaron de una isla a otra, en “balsas” de material vegetal, por accidente. La teoría de “balsas” propone que la llegada de estos ocurrió mediante múltiples eventos al azar en los pasados 30 millones de años.
Otra teoría sugiere que la combinación de un nivel del mar menor al actual y movimientos geológicos crearon una conexión terrestre entre las islas, un puente que permitió a los mamíferos cruzar de un sitio a otro a pie. La evidencia apunta a que esta conexión ocurrió entre 34 y 30 millones de años atrás, y que los mamíferos llegaron durante ese mismo periodo.
A pesar de todo aún hoy existen personas defensoras del fijismo que tienen el descaro de decir que no existen pruebas contundentes de la deriva continental cuando la existencia de esos dientes en aquella época y no en épocas anteriores son evidencia de la deriva continental.