sábado, 25 de enero de 2014

Descubierto en Perú un sapo con gran habilidad para el camuflaje

A pesar de que los anfibios están en decadencia por una enfermedad cutánea, se siguen descubriendo nuevas especies de este grupo. La última especie es el sapo Rhinella yunga.
La Rhinella yunga fue descubierta por un equipo internacional de investigadores en la selva central de Perú y se trata de un sapo con un color de piel y una textura parecidas a los que hay en el suelo con el follaje en descomposición, lo cual les permite camuflarse con facilidad.
Este animal posee glándulas tóxicas detrás de la cabeza que secretan cuando se sienten amenazados para defenderse.
A diferencia de otros sapos de su grupo, carece de una membrana timpánica, una parte del órgano auditivo que se encuentra a ambos lados de la cabeza.
Hasta que los investigadores describieron esta especie en la revista especializada ZooKeys, el sapo estaba clasificado dentro de un grupo más amplio (el grupo Rhinella margaritífera). 
Según señalan ciertos expertos hasta ahora se conocen 16 especies de este género de sapos y, posiblemente en la misma región existan más especies por descubrir.
Otra característica de este sapo es que tiene sexualidad bipolar. (algo parecido a los peces doncella). En caso de este sapo después de que el macho se aparee con la hembra, sus órganos masculinos pasan a ser órganos femeninos funcionales.
La especie fue bautizada yunga, que es el nombre con el que se conoce a las regiones de bosque montano presentes en la Cordillera de los Andes, particularmente en el flanco oriental, desde el norte de Perú hasta el norte de Argentina.
Esta especie está amenazada por la deforestación que sufre la zona y por una enfermedad que afecta a la piel de los animales impidiéndoles el medio de respiración cutánea. Enfermedad que esta afectando a todos los anfibios.