jueves, 7 de noviembre de 2013

Depredadores en España en peligro por leyes absurdas

Hará un tiempo salió en una revista de naturaleza un artículo en el cual se hablaba de una serie de leyes absurdas de regulación de depredadores pronunciadas de manera electoralista por los gobiernos de Extremadura, Asturias y Castilla y león (provincias de España).
Cepo lobero. Uno de los métodos no selectivos que se piensa legalizar en Extremadura
En Extremadura se planea extender la temporada de caza de ciertos depredadores a todo el año y van a permitir el uso de trampas de depredadores no selectivos incluso en zonas donde está confirmada la presencia de un depredador tan escaso como el lince. Llamado “especie protegida” Además ahora incluyen como alimaña (los animales considerados alimañas no tienen temporada de caza. Se pueden matar durante todo el año y sin límite de piezas) al Meloncillo. El único tipo de mangosta que vive en Europa acusados de exterminar a los conejos.
Por otro lado en Castilla y León y el principado de Asturias se extenderán el periodo de la caza del lobo a temporada de cría y al igual que en Extremadura degradan al meloncillo a la categoría de alimaña.
Hace algún tiempo puse un artículo relacionado en el cual expuse que pasó con las cabras salvajes en los Alpes cuando su único depredador natural (el águila real) fue exterminado de dichas montañas. Pondré en apología de estos depredadores este artículo y razones por las cuales cuanto menos pedir que en estos animales cuanto menos exista un cupo máximo de piezas cazadas y/o que se retorne a una temporada de caza que estos animales puedan soportar.

Para empezar hablaré de los lobos. Estos animales que desde que el ser humanos se hizo sedentario han sido tan demonizados (sobre todo porque se alimenta de ganado, pero luego pasó a ser el principal cabeza de turco en occidente. Hecho reflejado en la literatura occidental al ser el lobo quien "se come a Caperucita roja","engaña y se come a los cabritillos",...) son imprescindibles allá donde hay jabalíes para controlar sus poblaciones. Los jabalíes al igual que sus parientes los cerdos domésticos son reproductores rápidos que tienen múltiples crías las cuales crecen rápido y estos son animales ciertamente también son depredadores sobre todo siendo crías. De hecho estos animales se alimentan de conejos y huevos y pichones de perdiz por lo que hacen más daño a las perdices y conejos el no tener a los lobos o cuanto menos a los linces que el tenerlos. Además los jabalíes comúnmente arrasan granjas comiéndose cualquier alimento que el ser humano pueda utilizar. Incluso son bien capaces de alimentarse de almendras u otros frutos que estén en los árboles. Para ello golpean el árbol hasta derribarlo o hasta que los frutos del mismo caigan. Por último los jabalíes al percibir al ser humano como enemigo reaccionan de manera impredecible pudiendo atacarlo o huir y a pesar de no tener colmillos las hembras pueden ser tan peligrosas como los machos e incluso más si están cuidando de sus crías.
Otro tanto ocurría con los linces, los cuales si bien ya no están tan demonizados como en la época de la absurda ley de exterminio de depredadores todavía se cree que es un animal inútil más allá de lo bello que es. Este depredador es un animal muy territorial que ataca a otros depredadores no siendo el lobo, en especial al zorro que también es un reproductor rápido que hace los mismos daños que los jabalíes en ese sentido a la agricultura (porque se trata del cánido que más vegetales toma en la península ibérica) y al ecosistema. Además si bien el jabalí está en un rango mayor a los animales a los que ataca si puede cazar algún jabato o algún verraco.
En cuanto al meloncillo la mayor parte de su dieta incluye ratones de campo, ratas, algún conejo joven pero que ya salió de la madriguera, víboras,…. Por lo que ayuda más al control de roedores y reptiles venenosos que cazar Lagomorfos (sobre todo porque la mayoría están fuera de su alcance como depredadores) El hecho de que sea más visible que otros depredadores no significa que haya plaga de meloncillos. Es un animal estrictamente diurno, por lo que es de todos los depredadores el que más fácilmente se deja ver. Lo irónico de estos animales es que ,si bien son especies foráneas que vienen de Egipto y fueron introducidos con las ginetas para cazar ratones, estos no son una plaga ni se han extinguido como suele pasar con las  especies que se introducen en un lugar que no es el suyo. En su lugar se han integrado en el ecosistema siendo depredador de unas especies y a la vez presa de animales como linces, lobos, zorros o águilas
Las decisiones de estos gobiernos son demagogia y pensada exclusivamente para ganarse los favores de los sectores que más odian a estos animales (ganaderos) y acercarse al gremio de los cazadores a costa de la naturaleza y los agricultores desoyendo los consejos de gente experta en este tema y que a la larga harán que el tiro le salga por la culata y destroce el ecosistema y la agricultura de las regiones de las cuales juraron velar por su bienestar.
El enlace del artículo de las águilas aquí