domingo, 24 de noviembre de 2013

Aumento significativo en la tasa de supervivencia de crías de lince en cautividad este año

Para todos aquellos que deseamos la conservación del lince ibérico hay una grandiosa noticia. Este año los centros de cría de lince han logrado la supervivencia de 44 de 53 crías de este felino nacidas en estos centros. Una tasa de supervivencia de un 83% aproximadamente, frente a un 61% de tasa de supervivencia de cachorros que venía siendo la normal en otros años.
Estos centros son un total de 5 repartidos entre España y Portugal y forman parte de un programa de cría de linces en cautividad.
Con este programa se esperaba que 24 y 36 cachorros sobrevivieran a su primer año de vida basándose en los porcentajes que venían siendo habituales en otros años. También es notorio que las camadas de lince se vieran incrementadas hasta alcanzar los casi 3 cachorros por camada, mientras otros años de media solo 1 de cada 2 camadas tenía 3 crías.
Estos animales serán liberados en las siguientes provincias:
17 cachorros en Aragón, 10 cachorros en Cáceres, 9 en Andalucía y 8 en Olivilla. (36 linces en España en total y 8 en Portugal).

Aquí podemos ver unas crías de lince ibérico. En especies tan amenazadas la supervivencia de cada animal puede marcar la diferencia entre su conservación a lo largo del tiempo o su extinción definitiva.

Esta es una noticia excelente para la recuperación de una especie que por mano del hombre se encontraba en una encrucijada entre extinción y la supervivencia.
No obstante antes de celebrar que ese número de crías sobrevivieran hay que tener en cuenta los siguientes datos: Cuántos logran establecerse en un territorio propio y cuantos lograrán reproducirse. Aun así que estos animales lleguen a tener tan alta tasa de supervivencia demuestra que:
1º: los métodos de cría de lince  están solventando los errores que cometieron en otros años
2º: en caso de una alta tasa de supervivencia, estos programas se demostrarían eficaces y podrían ser útiles para rescatar de la extinción a animales que se encuentren en un trance parecido.
Fuente: Revista Quercus