sábado, 1 de marzo de 2014

Topillos en Castilla y León

Para variar, esta semana me toca escribir otro artículo acerca de las nefastas políticas medioambientales seguidas por el gobierno de España, y en concreto el de Catilla y León el cual ante una plaga de topillos que asola los campos y dado que quieren exterminar a sus depredadores naturales que son el meloncillo, la gineta y el lobo (el cual no es extraño que cace roedores) se ha decidido por envenenar los campos para acabar con los topillos. Hace poco tanto la Federación española de caza y las principales organizaciones ecologistas españolas han mandado cartas a la consejera de agricultura de Castilla y León y al ministro de industria una carta exponiendo las razones por las cuales se declaran en contra del uso de venenos para eliminar a los topillos, pero para variar, estos iluminados desoyen esos consejos.
La razón para que estos autoricen el uso de venenos es que así rascan unos votos de parte de los agricultores que les pidieron un método para que eliminaran las plagas de topillos, dado que estos roedores amenazan su medio de vida. Estos decidieron tirar por veneno sin tener en cuenta siquiera que este método ya se utilizó en la plaga que hubo en los años 2007 y 2008.
El uso de venenos para con los topillos a mi parecer debería estar prohibido por ley por una serie de razones que expondré aquí:
Para empezar el uso de venenos suele ser acumulativo, es decir, si un animal tiene una dosis, el eslabón superior (el depredador natural de este animal) acumula este veneno y en una proporción del orden de 10 veces mas que el eslabón inferior. Dicho de otro modo. El animal que se alimenta del envenenado tiene más riesgo de morir por este veneno que su presa, lo cual se traduce en que a la larga haya un numero mayor de topillos alimentándose de los vegetales que cultivan los agricultores.
A la larga los topillos desarrollan resistencias contra estos venenos, por lo que el uso de estos venenos acaba siendo ineficaz incluso para matar al roedor en sí.
El hecho de que los topillos son reproductores extremadamente rápidos (como todos los demás roedores) hace que tras el envenenamiento masivo y por las razones anteriores que puse, a la larga los topillos se hagan plagas incluso más grandes y mas difíciles de matar por envenenamiento que la generación anterior.
Existen otros animales tales como ungulados grandes que pueden comerse esos cebos envenenados causando un efecto desastroso dado que los competidores campestres de los topillos no están acostumbrados a los venenos y mueren (una de las razones por la que los cazadores españoles están en contra de esta medida).
El uso de venenos solo es una medida temporal que termina al finalizar las existencias anuales de veneno y es extremadamente costoso comparado con otras medidas que expondré a continuación.
Existen alternativas al método de veneno que no dañan al medio ambiente ni a los campos, que no son costosos y que si son medios eficaces que pueden evitar futuras plagas de topillos.
Por un lado labrar e inundar los túneles donde viven los topillos es un método obvio y eficaz para eliminar a estos molestos roedores puesto que aunque para los sensibleros suene muy de viernes 13 puede destrozar y ahogar a estos animales en sus madrigueras y precisamente por eso los animales supervivientes cuanto menos no querrán vivir allí donde se hagan estas labores.
Otro medio igual de eficaz y que regula por si mismo este problema que según intuyo irá cada año a más por los métodos utilizados por los gobiernos de Castilla y León en particular y España en general es facilitar el hábitat para que los depredadores de los topillos se instalen cómodamente cerca de donde haya estos roedores (depredadores como lobos, zorros, lechuzas, cernícalos, meloncillos, que son la única mangosta que existe en Europa, culebras, bastardos y un largo etcétera)
Los métodos que hizo el gobierno son un método populista que quieren entusiasmar a aquellos agricultores que son ignorantes en un intento desesperado por atraer votos a ellos, dado que se han ganado la animadversión de todos los sectores del país desde sus políticas nefastas basadas en la tijera en derechos sociales, recortes ayudas al trabajador y a las pequeñas y medianas empresas, provocación de retroceso en la energía, legalización de métodos de caza tales como cepos y lazos en extremadura, recortes en la seguridad social y un montón de medidas más que en lugar de velar por un país, lo arruinan (y estos son quienes se jactan de ser patriotas).