martes, 27 de enero de 2015

Juncos para la limpieza de bacterias en canales grícolas

Científicos de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), investigan el uso de la planta Typha domingensis, perteneciente al género de los juncos, en la disminución de contaminación bacteriana del agua que conduce un canal o dren agrícola de una zona donde se practica agricultura intensiva. Esta planta contribuye a disminuir hasta 98 por ciento la contaminación por enterobacterias (suelen encontrarse en el intestino de mamíferos) que participan en el desarrollo de enfermedades.
La planta se presenta en lugares en que fluye el agua y soporta altas concentraciones de contaminantes dado que sus raíces siempre están inundadas absorbiendo nutrientes del suelo y liberando compuestos que ayudan a disminuir el impacto de organismos patógenos
El estudio, realizado en colaboración con el centro alemán Helmholtz, especialista en investigación ambiental, y con apoyo del Conacyt, tiene dos enfoques: demostrar que un dren agrícola es capaz de disminuir el impacto de la contaminación biológica y química que pueden provocar enfermedades a la población e incluso la muerte, y evidenciar las sustancias que se arrojan a este tipo de canales.
La Facultad de Ciencias Químico Biológicas, a través de su Unidad de Investigación en Salud Publica Kaethe Willms y del Laboratorio de Química de Productos Naturales de la UAS, recolectó durante un año muestras de agua, sedimento y Typha dominguensis de un segmento de 3.6 kilómetros del dren “La Michoacana”, en el municipio de Navolato en  Sinaloa (Estado de México).
El tramo seleccionado recibe agua y desechos sólidos provenientes de la agricultura, ganadería y del poblado ubicado en las márgenes del canal.
En el análisis se encontraron 10 tipos de bacterias, principalmente enterobacterias; sin embargo dos de ellos (Kluyvera y Hafnia) no han sido reportados en estudios previos, lo que podría significar una característica propia de México o de la localidad.
Los resultados de la disminución en los contaminantes químicos están siendo procesados por los colaboradores del Centro Helmholtz de Leipzig Alemania.
En el análisis de los frutos se buscan compuestos químicos con actividades biológicas anti infecciosas que pueden ayudar en padecimientos de salud pública como la diabetes. Además abordan aspectos químicos y de nutrientes para tratar de incentivar su uso como alimento.
Si os ha gustado mi artículo, podéis agregarme a las redes sociales de:
Facebook y Twitter
Si queréis que hable de un tema o resolver dudas, estaré aquí para hablar. Pasad un buen día