martes, 5 de julio de 2011

Tiburones e inmunología

Los tiburones son unos de los depredadores que se consideran más primitivos y eficaces de la tierra.
Los hay de muchas formas y colonizan todos los ambientes marinos, e incluso hay algunas especies que o bien soportan estar durante un largo periodo de tiempo en agua dulce, (Como los jaquetones toro), o que viven en agua dulce de forma permanente, (como los peces sierra). Aunque hay unas pocas especies que soportan estar fijos en un lugar, casi todas las especies de tiburones son especies muy frágiles porque para respirar necesitan que el agua pase por sus branquias y estas no tienen músculos para absorber el agua. Razón por la que muchísimos tiburones mueren enredados entre las redes de pesca, porque estas impiden el movimiento del animal y este muere ahogado y es la razón también por la que muchísimas de las especies de estos fósiles vivientes están en la actualidad en grave peligro de extinción (por ese motivo y por la sobreexplotación en la cual se aprovecha solo las aletas y como mucho a veces para hacer con el resto harina de pescado y muchísimas veces a algunos animales se les cortan solo las aletas y se devuelve al resto del animal al agua, condenándolo a una muerte agónica -¿Quiénes son los seres sanguinarios?). No obstante estos peces cartilaginosos  tienen un gran interés desde el punto de vista medicinal.
Desde que se estudiaron de forma seria estos animales se descubrió que las heridas que sufrían estos cicatrizaban de forma relativamente rápida. No obstante llamó más la atención la carencia de ejemplares que mostrasen parasitación microbiana y la altísima resistencia contra el cáncer que tienen estos increíbles animales (hasta el punto de que se experimento con unos ejemplares a los cuales se les sometía a condiciones idóneas para el cáncer y el número de ejemplares  que padecieron alguna forma tumoral era 0). Este fenómeno parece ser debido a que los anticuerpos de su sistema inmunitario son increíblemente pequeños y químicamente bastante resistentes a la acción de agentes que en otros anticuerpos provocaría su coagulación. Por lo que los convierten en candidatos para ser la cura contra la artritis, el cáncer y la malaria.
Los anticuerpos de los tiburones tienen la ventaja de que para lograr paliar las enfermedades descritas anteriormente no necesitan que el animal tenga contacto previo con la enfermedad, sino que puede ser subministrado directamente a partir del suero al paciente humano.
Por lo que a mí respecta primero se tendrá que asegurar desde el punto de vista clínico si esos anticuerpos son compatibles en el organismo humano para poder avanzar con ese tipo de anticuerpos porque es posible que el organismo humano pueda interpretarlos como invasores y actúen contra estos anticuerpos en consecuencia. No obstante si se pueden aplicar en los seres humanos con éxito mejorara la calidad de vida de los pacientes que padezcan esas enfermedades. Además si es cierto que esos anticuerpos pueden aplicarse con fines terapéuticos quedara demostrado que aparte de que muchos animales son más frágiles de lo que aparentan, los animales más temidos pueden a veces salvar vidas.