lunes, 16 de abril de 2012

La recuperacion del almiqui

Una expedición científica cubano-japonesa halló en el oriente de Cuba siete almiquíes, lo que sugiere una "cierta recuperación de las escasas poblaciones de ese mamífero endémico de la isla y en grave peligro de extinción", informó este sábado un experto local.
Rafael Borroto, especialista del Instituto de Ecología y Sistemática del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la isla, explicó al diario oficial Granma que los almiquíes (Solenodon cubanus) fueron encontrados "recientemente" en la meseta de El Toldo, unos mil km al este de La Habana.
Los siete ejemplares adultos -cuatro machos y tres hembras- hallados "en buen estado de salud", fueron capturados y "mantenidos en cautiverio durante dos días, con fines investigativos", y luego devueltos a su "medio natural", añadió Borroto.
Destacó que en la meseta, ubicada en áreas del Parque Nacional Alejandro de Humboldt, los científicos avistaron a un octavo almiquí y detectaron "diferentes evidencias" de "la probable presencia de un mayor número de estos".
"Lo más notable del hallazgo es que, en el transcurso de las últimas cinco décadas, se han observado muy pocos ejemplares de esta especie de mamífero endémico, considerada como críticamente amenazada, lo cual podría sugerir una cierta recuperación de sus escasas poblaciones", apuntó Borroto.
Según Granma, en la expedición participaron por la parte japonesa expertos de las universidades de Tsukuba, Hokkaido y Miyagi, del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, y de la Asociación de Investigaciones sobre Vida Silvestre.
Calificado por expertos de fósil viviente, el almiquí es un mamífero primitivo de unos 50 cm, de color pardo oscuro o negro, con los hombros y el hocico blancos o amarillentos, que habita en zonas boscosas del oriente de la isla.
De hábitos nocturnos, posee un mordisco venenoso que usa para inmovilizar a sus presas, generalmente insectos.