jueves, 17 de marzo de 2011

Turritopsis nutricula, la medusa inmortal

La Turritopsis nutricula o medusa inmortal se trata de una medusa que no puede morir por causa del envejecimiento. Esta medusa es capaz de recuperar su fase de pólipo cuando el adulto se ha reproducido (la medusa fija la umbrela a la roca y retrocede hasta ser el pie del pólipo y los tentáculos encojen hasta formar totalmente un pólipo de esta especie).
Se trata de una medusa pequeña (5mm de diámetro) con una umbrela acampanada, un estómago de color naranja chillón y una forma alargada. Es originaria de los mares del Caribe, pero se han extendido por todo el mundo de tal manera que es una plaga en muchas zonas y se extienden por todos los océanos.
Las capacidades de esta medusa son conocidas desde los años 90, pero se ha descubierto que el proceso que les transforman en pólipo rejuvenece sus células de forma que potencialmente pueden hacer el proceso de pasar de larva a adulto y de adulto a larva un número infinito de veces (Es como si de adulto volvieras a ser bebé para eludir la vejez).
La causa de la inmortalidad de esta especie (y de la de la hidra de agua dulce) no ha logrado ser descubierta por los científicos que han intentado arrancar ese secreto sin éxito. Pero se sabe que una vez especializadas las células de la medusa son capaces de retroceder a fases anteriores de especialización de manera que forman parte del ciclo vital corriente de la medusa. En cautividad se han examinado docenas de ejemplares los cuales han cambiado de adulto a pólipo docenas de veces sin verse mermadas sus capacidades
Este proceso lo pueden realizar muchos organismos pero los demás organismos solo realizan ese proceso en algunos órganos y no el individuo entero como si lo hace la medusa inmortal.
Si se logra revelar el secreto de la inmortalidad de esta medusa posiblemente se podrá revelar la inmortalidad del resto de seres vivos, pero se abriría una caja de pandora.