miércoles, 3 de junio de 2015

La capacidad de sobrevivir del lince ibérico... Si se le da la oportunidad.

El lince ibérico. Posíblemente el felino más amenazado de extinción en la actualidad ha demostrado una y otra vez su capacidad de, si se le da la oportunidad, poder recuperar en parte sus antiguos dominios.
Las amenazas que ponen en peligro su supervivencia aunque sigan vigentes en la actualidad la caza por trampas ilegales (legalizadas hace poco en Castilla la Mancha y por las cuales casi muere ya una hembra de lince) ha pasado a un plano secundario frente a 2 grandes problemas que acosan a su especie.
Por un lado la falta de presas causada por enfermedades que diezmaron las poblaciones de conejos y redujo en gran medida el alimento del lince. (El nombre romano de la península ibérica era "Tierra de conejos" y ahora es un animal mucho menos abundante, cosa que es catastrófica porque es la base de la dieta no solo del lince ibérico, sino también de muchas otras especies como muchas culebras, el águila imperial, la mayoría de los mustélidos, el jabalí y otros pequeños y medianos depredadores del bosque mediterráneo, aunque claro. Si siguen los pastores más conservadores y casposos con las chorradas de "el lobo fuente de todo mal", han de saber que se han denunciado ataques de jabalí con fines depredatorios a ovejas y corderos).
Y por el otro la endogamia que encarece la calidad genética del esquivo gran gato de la península ibérica.
No obstante unos estudios desvelaron que el príncipe del monte mediterráneo tiene ases en la manga que pueden solventar esos problemas y de hecho ha mostrado que por un lado su sistema digestivo está evolucionando para poder tomar todo lo que pueda tomar de su presa. Dicho de una manera sencilla. Puede digerir materia vegetal que ha tomado su presa (algo especialmente notorio dado que los felinos son considerados casi todos carnívoros estrictos) y que por otro lado que son mas resistentes a la endogamia que otros animales. Mientras otros felinos en una situación considerara de menos riesgo como el leopardo de Amur han empezado a sufrir claros síntomas de endogamia, el lince ibérico aun no ha mostrado síntomas tan evidentes. Lo cual hace que si bien el animal no sea inmune a la endogamia, y de hecho se sospecha que los animales que quedan son más vulnerables a las enfermedades que sus antepasados, al menos no sea tan preocupante en este sentido su supervivencia.
No obstante, 2 machos de lince ibérico marcados con radiocollares han mostrado otra capacidad del animal. Su gran capacidad de dispersión.
Los animales en cuestión fueron liberados en Castilla la Mancha por el proyecto Life+Iberlince.
Los animales en cuestión se mostraron unos auténticos nómadas con una capacidad de recorrer distancia que es más parecida al de los cánidos como el lobo que al de un felino y se ha podido constatar que los machos en cuestión se han movido desde Castilla la Mancha hasta lugares tales como La Rioja o Portugal.
Este estudio va permitiendo desentrañar la forma de actuar del lince y permite a los científicos trazar mejores planes que permitan la conservación de este extraordinario felino.
Los estudios demostraron que los animales recorren distancias de hasta 25 kilómetros al día en sus desplazamientos cuando no tienen territorio establecido.
Este estudio ha constatado también que los grandes machos de lince ibérico han sido perfectamente capaces de ir por zonas con poblaciones pequeñas o nulas de conejos, sustituyendo sus presas por roedores o bien por cérvidos, como hace su primo más grande el lince europeo(aunque también queda demostrado que donde no hay conejos o liebres no es posible establecer una población reproductora estable de linces dado que si bien un macho adulto de 15 kilos si puede abatir a un cérvido que probablemente sea como muy grande del tamaño de un corzo, las hembras no son capaces de tal hazaña).
No obstante también queda presente que son hábiles nadadores dado que uno de los machos cruzó a nado el Guadiana, mientras que el otro se adentró por Soria y siguió moviéndose hasta llegar a la Rioja, comunidad donde ha permanecido por ahora.
El lince en la actualidad es una de las especies más frágiles que quedan en Europa por lo delicado de su situación dentro del marco de especies en peligro de extinción (no en vano está en el libro rojo de especies en peligro), pero sin duda es una especie que está aferrándose a la vida negándose a compartir el destino que le pasó al leopardo nebuloso.