domingo, 1 de febrero de 2015

Argentino aficionado a la paleontología descubre el fósil de un perezoso gigante

No es la primera vez que un aficionado a los fósiles de ese país descubre los restos fósiles de un animal extinto extraordinario (como el aficionado que descubrió al Kelenken. El mayor ave del terror descubierta hasta la fecha). No obstante, que no sea la primer vez no significa que deje de ser una noticia interesante desde el punto de vista científico.
Este aficionado a la paleontología descubrió por casualidad los restos fósiles de un oso perezoso gigante de unos 500000 años de antigüedad mientras cavaba un pozo en el fondo de su casa, situada en la ciudad costera de Mar del Plata, en Argentina.
Los restos que encontró dicho aficionado fueron el cráneo, algunas vertebras cervicales y algunas costillas del animal.
El descubrimiento tubo lugar de manera fortuita cuando mientras excavaba un pozo, en las labores de limpieza descubrió los restos del animal.
No resulta extraño que desde el punto de vista de la ciencia haya personas aficionadas que descubran algo que o bien resulta extraordinario o bien revoluciona de alguna manera la ciencia.
El animal con nombre científico Scelidotherium leptocephalum vivió hace 500000 años, pero se cree que, como sus otros parientes posiblemente viviera hasta hace 8000 años. Momento en el que, con la llegada del ser humano, el exceso de caza a la que sometió a la población local de animales redujo su numero hasta su extinción.