lunes, 8 de diciembre de 2014

Un fósil de un reptil marino demuestra que aun existe un ecosistema después de una extinción masiva.

Científicos de la Universidad Tecnológica de Hefei Jun Liu han  descubrimiento de enormes fósiles de un reptil marino que habitaba en los océanos de China hace 247 millones de años, los cuales una prueba de que el ecosistema marino global se extendió más de lo que se creía después de la extinción masiva, según Daily Mail.
El animal, llamado "Nothosaurus zhangi" en honor al investigador que encontró los fósiles, se estima que el animal medía 6,7 metros de largo y tenía unos dientes cónicos que revelaban en el una dieta carnívora, los cuales que formaban las mayores mandíbulas inferiores de entre los reptiles acuáticos  del Triásico descubiertos hasta ahora.
El acontecimiento llamado extinción masiva tuvo lugar hace 250 millones de años y se cree que borró de la faz de la Tierra el 96% de las especies que existían. Algunos expertos incluso creen que la naturaleza tardó millones de años en recuperar su diversidad biológica.
Antes del descubrimiento del dragón marino se discutía la posibilidad de que todo el complejo del ecosistema hubiera desaparecido y se hubiera recuperado tras la extinción masiva del Pérmico-Triásico, la mayor ocurrida en la Tierra. Era evidente que los ecosistemas se recuperaron solo en el período del Triásico medio.
El descubrimiento da pruebas acerca de la teoría de que, tras una extinción en masa, la recuperación de la diversidad de los mares es globalmente sincrónica.