miércoles, 26 de septiembre de 2012

Descubierta por la comunidad cientifica una especie distinta de cercopiteco

Una nueva especie de mono africano ha sido identificada en la República Democratica del Congo (RDC). Ha sido bautizado como 'Cercopithecus lomamiensis' y, según explican los investigadores que lo encontraron por primera vez en 2007, se trata de una especie muy vulnerable a la caza humana, al igual que otros primates.
Se trata de la segunda especie de mono africano descubierta por la ciencia en los últimos 28 años (pues ya era conocido por los cazadores de la zona). En un estudio publicado esta semana en PLOS ONE, los investigadores describen su comportamiento y su ecología, así como las diferencias genéticas y anatómicas que esta especie presenta respecto a otros monos africanos con los que guarda similitudes, en particular con 'Cercopithecus hamlyni'(su pariente mas cercano).
El verdadero peligro de esta especie es la caza por parte del ser humano, ya que los bosques donde vive no suelen ser objeto de deforestación
El descubrimiento científico de 'Cercopithecus lomamiensis' se produjo en junio de 2007, cuando los investigadores vieron en el pueblo de Opala una hembra joven cautiva de una especie que no conocían. El mono estaba en la residencia del director de la escuela. Éste identificó al animal con el nombre de 'lesula', que es el término con el que se conoce localmente a estos monos. Según aseguró a los investigadores, se trataba de una especie bien conocida por los cazadores de la zona.
En las semanas posteriores, encontraron otros dos ejemplares en cautividad, que también fueron fotografiados y observados durante meses. No fue hasta diciembre de 2007 cuando se toparon con el primer mono de esta especie viviendo en libertad (en el área de Obenge).
Los primatólogos concluyen que estas dos especies comparten características físicas que no se dan en otras especies de la familia Cercopithecus, como la forma del cráneo, abundante pelo en las mejillas y la coronilla o la franja de color de su nariz. Además del parecido físico, hay similitudes en su comportamiento y en su forma de comunicarse
El análisis morfológico reveló algunas diferencias, tanto en el cráneo como en la dentadura de ambas especies (los incisivos y dos molares son significativamente más grandes en 'C. Lomamiensis'). La coloración de su piel en las zonas que no están cubiertas por pelo también diferían. En ambos el color del pelaje cambia al convertirse en adultos